time-keeper



DEL TIEMPO Y LOS VIAJES

Del tiempo sedentario a los relojes viajeros

English
febrero 2018


DEL TIEMPO Y LOS VIAJES
Y

a sea en busca de pastos nuevos, ya sea migrando, invadiendo o conquistando, participando en intercambios comerciales y culturales o en exploraciones, cruzadas o peregrinaciones, desde tiempos inmemoriales, la humanidad ha estado en movimiento. En los albores de la humanidad, la aparente progresión del sol durante el día proporcionó toda la información que los viajeros necesitaban saber. Quince siglos antes de Cristo, los egipcios usaban relojes de sol portátiles, mientras que desde el siglo tercero antes de Cristo, pequeños relojes solares que podían ajustarse según la época del año acompañaban a los eruditos y a los ejércitos romanos. Se supone que estos no servían para indicar la hora, sino para estimar la cantidad de tiempo antes del anochecer y así permitir que el viaje continuara de manera segura. Verdaderos relojes de viaje, permanecieron en uso hasta el siglo XVIII. Se calcularon para su uso en ciudades en diferentes latitudes y en el siglo XVI se montaron en relojes para ajustarlos en el momento adecuado. Los relatos de los Reyes de Francia muestran que en 1481, en cada viaje emprendido por Luis XI, se le encomendó a un oficial que acompañara un reloj que marcaba la hora y estaba protegido por medio de un arcón llevado por un caballo. Esta noción de relojes de viaje dio lugar al reloj de carruaje, que alcanzó su punto máximo de popularidad en el siglo XVIII.

DEL TIEMPO Y LOS VIAJES

El ’problema de la longitud’

En el mar, los instrumentos para medir el tiempo no estaban originalmente destinados a darle a las tripulaciones la hora: eran cruciales para determinar la posición de los buques. En el siglo XV, después de milenios de navegación costera, los barcos partieron para navegar hacia el este o hacia el oeste. Saber en qué longitud se encontraba era tan vital como conocer la latitud, que desde la antigüedad se había medido utilizando un cuadrante: un cuarto de círculo graduado en grados y equipado con una plomada. Los métodos empíricos e inexactos aplicados a menudo terminaron en naufragios dramáticos que llevaron hombres, mercancías y embarcaciones al fondo del mar. Muy pronto, las principales potencias navales estaban dispuestas a hacer cualquier cosa para controlar los canales de navegación y recuperar la inestimable riqueza de los El Dorados recientemente descubiertos con un riesgo mínimo. En el siglo XVI, una sugerencia hecha por Alonso de Santa Cruz, un cosmógrafo Español y autor del Libro de las Longitudes, y retomada por Gemma Frisius, astrónoma de la Universidad de Lovaina, afirmó que el mejor método para determinar la longitud en el mar debía llevar un reloj de precisión a bordo, ¡un reloj que aún no existía! El problema se convirtió en una cuestión de estado, y los gobiernos interesados ​​lo siguieron al más alto nivel. Los mejores académicos del momento, incluido Christiaan Huygens, se pusieron a trabajar. Los maestros relojeros Ingleses y Franceses compitieron entre sí: George Graham, Thomas Mudge, Larcum Kendall, John Arnold y Thomas Earnshaw por un lado, Pierre Le Roy y Ferdinand Berthoud (el último de origen Suizo) por el otro. En 1761, John Harrison encontró la solución largamente esperada. Después de cruzar el Atlántico, la precisión de su cronómetro marino H4 demostró ser superior a los estrictos estándares exigidos en las numerosas competiciones establecidas para resolver el «problema de la longitud.»

Relojes en cada viaje

En un momento en que solo los campanarios de las iglesias y los ayuntamientos daban la hora en público, los relojeros buscaban diseñar relojes adecuados a las necesidades del viajero. Durante el día, se colgaron en el interior de los carruajes relojes de carro, robustamente dimensionados y protegidos de las sacudidas por una caja doble o triple. Cuando estaban equipados con un mecanismo de golpeteo, un repetidor que marcaba la hora a demanda y a veces un calendario y una alarma, acompañaban al dueño durante la noche. Con la extensión de la red de carreteras a fines del siglo XVIII, estos fueron reemplazadas por versiones más pequeñas con un mecanismo llamativo y alarma, provistos de un asa y protegidos por una caja de transporte. Abraham Louis Breguet transformó este reloj de viaje en un objeto de elegancia, muy codiciado por los oficiales de Napoleón I. Entre la década de 1830 y principios del siglo XX, los modelos fabricados en masa, pero cuidadosamente diseñados, se volvieron extremadamente populares. Fueron reemplazados por la alarma de viaje. Este gran reloj con esfera luminiscente y autonomía de hasta una semana se instalaba en cuero. Cuando se abre, el tiempo podía leerse; cuando está cerrado, protege el reloj ocupando un mínimo de espacio.

A fines del siglo XIX, los viajes convirtieron el tiempo en un tesoro, con el crecimiento de los viajes de lujo en cruceros, zeppelin y ferrocarril, y los 43 trenes del legendario Orient Express ya en circulación. Se desarrollaron relojes tanto sofisticados como funcionales, lo que permitió a los estetas avanzar hacia la recreación de sus estilos de vida privados en sus cabinas o suites de hoteles de lujo. Esto dio lugar a modelos de la máxima simplicidad o mayor sofisticación, como el reloj monedero Ermeto. Colocado en una caja en dos partes que se cerraba herméticamente, al mismo tiempo que rebobinaba el mecanismo, práctico y robusto, este era un reloj para cualquier persona, desde el atleta hasta el fashionista.

DEL TIEMPO Y LOS VIAJES

Tiempo de espera para la hora local

Durante miles de años, las personas vivieron según el tiempo «real» que se muestra en el reloj de sol. El mediodía designa la mitad del día, el momento en que el sol parece alcanzar su cenit. Esta convención resultó en una plétora de tiempos locales, tantos como longitudes. Adecuado solo para una población sedentaria, este método se volvió obsoleto en el siglo XIX con el desarrollo de medios de transporte rápidos, especialmente trenes, con redes ferroviarias interdependientes. De repente, tuvo que inventarse un concepto completamente nuevo: el de un sistema de tiempo unificado regional, luego nacional, luego internacional, cada uno definido en relación con un tiempo base. Pero lograr un sistema de tiempo unificado significaba poder transmitir el tiempo. Este requisito fue cumplido por el telégrafo eléctrico, comenzando en 1840.

Inicialmente, cada línea ferroviaria estableció la hora de su término. Las compañías ferroviarias luego utilizaron el tiempo de la ciudad capital, luego del respectivo observatorio o, como en los vastos imperios Austriaco y Ruso de la época, el de varias ciudades importantes. Si bien durante décadas los viajeros habían calculado utilizando la hora local de su punto de partida, el creciente papel del tren dio como resultado que el tiempo civil se basara en el de las estaciones de tren. Sin embargo, dado que los hábitos no cambian de la noche a la mañana, cada estación tenía varios relojes. Algunos mostraban la hora local, otras la del ferrocarril, que también podría ser la hora nacional. Los relojes en las plataformas mostraban la hora de salida de los trenes. Para evitar que los recién llegados pierdan su tren, estos relojes operaban cinco minutos por detrás del reloj central.

Después de numerosos seminarios científicos, la American General Time Convention votó en 1883 dividir el territorio de los Estados Unidos en cuatro zonas horarias con un ángulo horario de 15 ° o 60 minutos cada una. Estos se midieron en relación con Greenwich, que desde mediados del siglo XVIII se había utilizado como el primer meridiano para la elaboración de las cartas náuticas. Un año después, los participantes en la Convención de Washington adoptaron las siguientes mociones: se contabilizó un día de 0 (medianoche) a 24 horas y la longitud desde el meridiano de Greenwich. Aunque el tema de las zonas horarias era obvio y no se mencionaba, se aplicaron a nivel internacional tarde o temprano, dependiendo de los estados.

Desde entonces, numerosos relojes marcaron una escala dual para las horas, de 1 a 12 y de 13 a 24, para ayudar a los viajeros a leer los horarios de los trenes sin ningún riesgo de confusión. También marcó el advenimiento de los relojes de bolsillo, y luego los relojes de pulsera, que muestran la hora universal o varias zonas horarias.