10. time-business



Como arreglar esta Feria

BASELWORLD

English Français Pусский
julio 2018


Como arreglar esta Feria

Tras la partida del Swatch Group, los buitres ya están dando vueltas sobre Baselworld. Situado en una capital del arte, el programa puede, sin embargo, encontrar la salvación en la promoción de la cultura relojera. La relojería mecánica del siglo XXI se está vendiendo por su rareza, su historia, su estilo y su excepcional naturaleza como objeto de arte, cobrado vida en un mundo que se ha vuelto loco con descorporización y el zapping. La obsesión por los números debería ceder el paso al buen gusto.

S

u principal competidora es una fundación cultural de Ginebra. Su sede es una ciudad reconocida internacionalmente por la influencia de su arte. Su sede es obra de venerados arquitectos. Y, sin embargo, extrañamente, Baselworld parece haber perdido un cambio fundamental en el mundo de la relojería: el reloj mecánico se ha convertido en una forma de arte contemporáneo, apreciado por los ricos del mundo, y una verdadera cultura global que enciende la pasión de los más jóvenes.

Lejos de matar al reloj apropiándose de su función básica, el mundo virtual ha aumentado su atracción. Instagram no ha convertido al reloj en algo antiguo e impar, ¡Ha restaurado la gloria de los relojes más tradicionales! El frenesí de las redes sociales ha hecho que el ritmo más lento de la industria relojera sea cada vez más atractivo, como explicamos en una columna reciente sobre el éxito de la operación Speedy Tuesday de Omega, un peso pesado que deja Baselworld...

Instagram no ha convertido al reloj en algo antiguo e impar, ¡Ha restaurado la gloria de los relojes más tradicionales¡

Los mejores vendedores casi nunca mencionan los números. Cuando se llega a una negociación basada exclusivamente en las finanzas, falta algo. Y ese algo probablemente sea entusiasmo. Sin embargo, en Baselworld, el principal problema para las marcas se ha convertido en el precio por metro cuadrado; para los minoristas, el precio de sus habitaciones de hotel; para los periodistas, el precio de un Bratwurst: no es, en ningún sentido, un proyecto de pasión. Sin embargo, hoy más que nunca, las llamadas «emociones» promovidas día y noche por las marcas venden relojes en decenas de miles de francos, desde Dubai hasta Singapur.

En Basilea, las consideraciones financieras han prevalecido totalmente sobre la ambición cultural de un evento global dedicado a la relojería, al punto que se ha convertido en una obsesión engañosa. Y justo cuando los presupuestos de las marcas se dividen entre una multitud cada vez mayor de inversiones en sus propias tiendas, sus nuevas plataformas de comercio electrónico y eventos locales para coleccionistas, la feria ya no tiene un lugar en los presupuestos globales de las marcas.

Los mejores vendedores casi nunca mencionan los números. Cuando se llega a una negociación basada exclusivamente en las finanzas, falta algo. Y ese algo probablemente sea entusiasmo.

Como periodistas, nosotros mismos estamos en una buena posición para ver cuán rápido ha cambiado el mundo. Las inversiones en impresión ya no son, por supuesto, lo que eran en los años noventa. Tomamos nota de esta nueva realidad. Y sin embargo: la edad de oro del periodismo no ha quedado atrás. ¡Por el contrario! Después de un período de «digestión» de esta interrupción digital, estamos presenciando un fuerte resurgimiento del interés en el bello objeto físico que es la revista.

Es lo mismo para el reloj mecánico: un mundo «totalmente virtual» le da un nuevo valor a lo que es tangible. ¡Solicitamos entrevistas para nuestros nuevos sitios web y nos interrogan sobre nuestra próxima edición impresa! Este otoño, pondremos on-line nuestra primera ráfaga de archivos digitalizados, 50.000 páginas que rastrearán la historia de la gran aventura relojera. ¡Qué momento tan maravilloso es este, que atribuye un mayor valor a los tiempos más antiguos! La cultura relojera está en muy buena forma... y las ventas siguen su curso.

Un mundo «totalmente virtual» le da un nuevo valor a lo que es tangible. La cultura relojera está en muy buena forma... y las ventas siguen su curso.

Y ahí radica el valor añadido de Baselworld: es un ritual humano, una entidad tangible, enraizada en la «temporada» relojera. Este evento debería ser para relojería lo que la Copa del Mundo es para el fútbol. Pero la FIFA, este enorme cajero automático, no habla más que de emociones y sudor, aumentando constantemente las apuestas, acentuando la rivalidad entre las estrellas. Su enorme contribución a la cultura mundial del fútbol lo convierte en un gran éxito comercial, capaz de sobrevivir a cualquier escándalo.

Baselworld, en lugar de aferrarse a su imperio en peligro, debe colocar la cultura de relojera por delante de la cultura de los números.

Este evento debería ser para relojería lo que la Copa del Mundo es para el fútbol.

¿Cómo? Primero, ¡siendo audaz! Su imagen actual, la de una feria en rápida declinación, es el primer obstáculo existencial que debe superar la nueva administración. Acaban de tomar las riendas y se enfrentan inmediatamente a una gran crisis, después de la partida de su expositor principal.

Podría tomar la forma de involucrar a la única persona que está en el radar de todas las marcas mundiales de relojes: el coleccionista. Dejemos de enfrentar al cliente final con el cliente comercial. Los minoristas son expertos regionales que, si han sobrevivido a los cambios drásticos de los últimos años en la cadena de distribución de relojes, siguen allí por una buena razón: su libreta de direcciones, su acceso a coleccionistas en su área y su diálogo continuo (tanto on-line como off-line) con ellos.

Su imagen actual, la de una feria en rápida declinación, es el primer obstáculo existencial que debe superar la nueva administración. Acaban de tomar las riendas y se enfrentan inmediatamente a una gran crisis, después de la partida de su expositor principal.

Imagine que los beneficios de MCH, la empresa matriz de Baselworld, pudieran servir en parte para invitar a renombrados minoristas de todo el mundo a una «experiencia» (la palabra de moda hoy) con uno o más de sus mejores clientes finales.

Una vez en Basilea, imaginemos que, lejos de limitarse a un recorrido por los stands, que sin duda son impresionantes, la «experiencia» se tradujera en grandes retrospectivas con piezas excepcionales (el museo de la relojería de Ginebra, cerrado durante quince años, podría suministrar algunas exhibiciones interesantes...), experiencias interactivas en el corazón del movimiento del reloj, paneles de oradores que debatan sobre los temas candentes de la industria.

Imaginemos una feria que se convertiría en un «B to B to C», realmente reuniendo toda la relojería... Soñemos con una feria que no dé la impresión de favorecer siempre a las grandes marcas, en detrimento, a lo largo de los años, de marcas independientes y subcontratistas, los mismos lugares donde realmente se origina la innovación, y que al final no satisfacen a nadie. Entonces, soñemos con una feria más «horizontal», en sintonía con la cultura empresarial de nuestro tiempo.

¡Esta feria debería convertirse en un «B to B to C» para reunir realmente lo mejor de la relojería!

Considere la participación de las principales casas de subastas, que se han convertido en el nuevo lugar de encuentro para los coleccionistas de relojes. No se trata solo de dinero: la feria, con sus ricos archivos, podría usar sus poderosos recursos culturales para ofrecer algo nuevo sobre los viejos tiempos.

No olvidemos la cola de visitantes hace dos años en Baselworld, deseosos de participar en la experiencia de inmersión virtual que ofrece Samsung, una compañía que no es nada menos que un relojero. Ahora, imagine que la feria invirtiera en experiencias 4D innovadoras. Y explorase todo el potencial de las nuevas tecnologías de conexión para la relojería. ¡Reconciliemos lo virtual y lo físico!

No olvidemos la cola de visitantes hace dos años en Baselworld, deseosos de participar en la experiencia de inmersión virtual que ofrece Samsung, una compañía que no es nada menos que un relojero.

Luchemos por la creación de una genuina biblioteca central, que ofrezca libros dedicados a la relojería fina (un poco de autopromoción aquí...), ya que es este patrimonio elogiado hoy en día por la generación del milenio. Y más allá: la Fundación Bodmer en Ginebra es un buen ejemplo de lo que se puede hacer en esta área, combinando escritos antiguos y tecnologías ultra contemporáneas.

Invitemos a gente del mundo de las artes a combinar su visión con la relojería. Ulysse Nardin exhibió obras de Damien Hirst en su stand en el última SIHH. ¡El organizador de Art Basel ciertamente tiene los recursos y las redes necesarias para tal iniciativa!

Baselworld pertenece a MCH como una entidad financiera. Pero la Feria de Basilea, que tiene más de un siglo de antigüedad, pertenece a toda la industria como entidad cultural. Su desaparición sería cualquier cosa menos una señal positiva, ya que es parte de una larga tradición que también es el mejor argumento comercial para la industria actual. La catarsis del planeta reloj no debe comenzar con la destrucción de sus rituales ancestrales...

Baselworld pertenece a MCH como una entidad financiera. Pero la Feria de Basilea, que tiene más de un siglo de antigüedad, pertenece a toda la industria como entidad cultural.